Sunday, February 28, 2010

4 years


It can be a typical comment but, it is amazing how fast time goes. That is not the first time I am writing about this fact (have a look at the entry about Christmas) but it is true! I still remember how I felt the first time I arrived in Edinburgh, the first feelings, smells, the first quick sight of the city while we were focusing more on newspapers searching for a home, and on all the damn application forms to get a job than on streets or buildings of this, my city... I remember how four friends, who met at the university in Madrid five years ago, arrived so innocent to this hostel in The Grassmarket. How everything was new and every single day it was an adventure and a new experience... Of course I remember the hundreds of visits to the Job Centre and the nerves generated by the telephone calls we had to make, the first pints, the first people we met... and I start laughing about all the thousand of anecdotes that we will remember forever. Sorry if I am making this post so personal and there may be just a few of you who understand what I am talking about but I think every single person who has done the same, who has left his/her life behind to create a new one far away has similar feelings. I hope that people identify with these words.

Almost without realising I created a lifestyle, something provisional (I repeat myself many times) as I would not have believed on that first day when I was passing that door from the picture, someone tell me that four years later I would still stay trapped in Edinburgh.
Four years already, unbelievable! Four years of happiness, cold, homesick, parties, coffee, of making decisions, of disapproving, of new challenges... four years feeling myself part of this city. Four years LIVING EDINBURGH! 

To those who have been, are or will be part of this experience.

Puede sonar a comentario típico pero es alucinante lo rápido que pasa el tiempo. No es la primera vez que escribo sobre esto, pero es que es verdad. Todavía me acuerdo cómo me sentí la primera vez que llegué a Edimburgo, los primeros sentimientos, olores, la primera vista rápida de la ciudad mientras nos centrábamos más en buscar casas y en rellenar los odiados formularios para conseguir trabajo que en ver las calles y los edificios de ésta, mi ciudad… Recuerdo cómo cuatro amigos que se conocieron en la universidad en Madrid hace cinco años, llegaron tan inocentes al albergue de la foto en Grassmarket. Todo era nuevo y cada día era una aventura y una nueva experiencia… Por supuesto que recuerdo los cientos de visitas al Job Centre y los nervios generados por las llamadas de teléfono que teníamos que hacer, las primera pintas, los primeras personas que conocimos… y me río de las mil anécdotas que recordaremos siempre. Siento si estoy tomándome esta entrada demasiado personal, quizás sólo algunos pocos entiendan de lo que estoy hablando, aunque creo que cualquiera que haya hecho lo mismo, dejar su vida atrás y crear una nueva lejos, tiene estos mismos sentimientos. Espero que todos ellos se sientan identificados con estas palabras.

Casi sin darnos cuenta, creé un estilo de vida, algo provisional (me repito a mi mismo) . Y es que no me hubiera creído ese primer día, cuando pasé por esa puerta de la foto, si alguien me dice que cuatro años después, seguiría atrapado en Edimburgo.¡Cuatro años ya, increíble! Cuatro años de felicidad, frío, nostalgia, fiestas, café, decisiones… cuatro años de desaprobaciones y de nuevos retos… cuatro años sintiéndome parte de esta ciudad. Cuatro años VIVIENDO EDIMBURGO! 
Dedicado a aquellos que han sido, son y serán parte de esta experiencia.

No comments:

Post a Comment